• Perros en Acción

LAMPAZO "LA HISTORIA DE UN PERRO MARINERO"



Como fiel compañero, el perro ha estado junto al hombre en todas sus actividades. Así, hay perros famosos en la literatura, en el cine, en la historia. Incluso en el ejército y en la marina. La Armada argentina también tiene su tradición al respecto.

Perros en Acción entrevistó al Director del Buque Museo Fragata ARA Presidente Sarmiento, quien nos cuenta la historia de uno de esos compañeros, que tiene nombre y se llama Lampazo.


¿De qué hablamos cuando hablamos de Lampazo?

Puedo comenzar con una anécdota: yo estaba en mi club de golf cuando comenté con la secretaria que me habían designado acá en la Fragata Sarmiento. Inmediatamente me dijo “con el colegio visitamos la Fragata...y había un perro: Lampazo”. ¡Todo el mundo que pasa por acá se acuerda de Lampazo!


¿Qué nos puede decir de él?

Se trata de un perro Terranova que está embalsamado aquí y que es todo un símbolo. Cuando yo llegué a bordo y recorrí el buque, al verlo pregunté “¿qué tiene que ver este perro en este buque histórico?”. Me parecía que este no era un lugar apropiado para él. Pero pronto observé que para la gente era un motivo de gran atracción. Se gana el cariño de todos. En los libros de visita hay muchas referencias a Lampazo.


¿Qué significa tener un perro a bordo?

El perro es el mejor amigo del hombre y también del marinero. Baja en los puertos con él, en los lugares comprometidos va siempre atento para proteger, para ayudar…


¿Por qué Lampazo?

En los buques se usa el lampazo para limpiar la cubierta. De modo que puede ser una alusión a la larga cola del perro. Lampazo era el perro del capitán Laprade, comandante de la fragata Libertad en el viaje de 1921. Según contó mi antecesor, fue su familia la que lo donó. Y aquí quiero agradecerle a Yolanda Davies, técnica de laboratorio en el Museo de Ciencias Naturales, porque a poco de llegar yo aquí, Lampazo empezó a deteriorarse y esta señora me dijo que hablara con el director del museo. De modo que pusimos a Lampazo en una caja, bajó a tierra y volvió renovado. Cuando lo envié, en el remito puse que era un Labrador, pero se trata de un Terranova. Ustedes me pueden decir mejor.


Hay ancestros en el Terranova que son Labradores. Al Terranova lo usaban en los barcos como rescatista en el mar. Cuando se caía un tripulante, el perro lo sacaba del agua. En la actualidad sigue manteniendo el instinto, cuando el propietario se tira a la piscina, él se arroja detrás y lo lleva al borde del agua. Además, como es un perro muy fuerte, lo usaban los pescadores, porque ayudaba a tirar de las redes, y a sacar el bote del agua.

Capitán, ¿cuál es la importancia de tener un perro a bordo? No es común ¿no?

Por el contrario, es común. Siempre tenemos una mascota. Todo buque que se precie la tiene y generalmente es un perro.

Para la Armada el perro ha sido importante en muchas ocasiones, como aquella en que se llevaron perros a la Antártida,


¿qué conoce acerca de la historia de esos perros?

El general Pujato, un gran propulsor de la conquista de la Antártida, compró perros en Groenlandia y así se creó la raza de perros antárticos argentinos. En el primer viaje del rompehielos San Martín, en 1954, totalmente equipado con la base general Belgrano desarmada, llevaban cuarenta perros antárticos.


Perros con una gran capacidad física…

El perro duerme en la nieve, a la intemperie y demás. De ese viaje tenemos una película donde se ve a los perros descender a la barrera de hielo.


Capitán, gracias por su tarea de conservar este patrimonio

Para nosotros es un honor difundir la historia de la Armada y ahora también la historia de Lampazo, tan querido por tanta gente a lo largo de estos años.