ENTREVISTA CON RAMÓN PODESTÁ

EL SEÑOR DE LOS AFGANOS

  • Facebook Perros en Acción
  • Perros en Acción Instagram Icon
  • Perros en Acción Twitter
  • Perros en Acción YouTube

Ramón Osvaldo Podestá Valenzuela

El señor de los afganos

Ramón Osvaldo Podestá Valenzuela es el propietario del criadero Haussman, es reconocido a nivel mundial por sus Lebreles Afganos, aunque toda la vida se dedicó a perfeccionar varias razas con las que ha obtenido múltiples títulos.

Es además un reconocido juez y un gran apasionado de la cinofilia.

 

Por: Alejandro Murzone

Foto: Romina Gandsas

 

¿Por qué elegís esta raza emblemática que te representa en el mundo?

En realidad a los 10 o 12 años, había elegido la raza Pastor Alemán.

De hecho los Pastores Alemanes fueron mi raza predilecta por muchos años, pero paralelamente a eso, desde los 17, comencé con los Lebreles Afganos y los he tenido toda la vida.

Las condiciones de facilidad para tenerlos, como cuidar la peluquería, cuidar el pelo, no se me hicieron prácticas hasta hace 40 años atrás.

Entonces ahí empecé a dedicarme a full con los Afganos, aunque siempre he tenido varias razas.

 

¿Cómo te definis, estudioso o autodidacta?

Yo creo que tiene que ser una mezcla de las dos cosas, porque la verdad es que siempre traté de aprender, desde que empecé a ir a las exposiciones caninas.

Me inicié cuando tenía 7 u 8 años, con una vecina que era criadora de Bóxer y me llevó a las exposiciones caninas.

Me fascinó todo este mundo de los perros y no me perdía una exposición canina que se realizara en Santiago de Chile.

A los 12 años le ayudé a terminar un campeonato de un Bóxer, yo se lo presentaba.

A los 13 o 14 años me acerqué al Kennel Club de Chile.

En poco tiempo ya conocía a todo el mundo y a los 14 años era secretario de muchos de los jueces.

Tengo el recuerdo de jueces antiguos, como Manuel Ibarra Mora de México, Don Santiago Siando de Uruguay, que era una persona muy macanuda y que me ayudaba, me aconsejaba, me enseñaba y se daba cuenta que mi interés era genuino en aprender y saber.

 

¿Cuál fue el proceso que te ha llevado a la permanente evolución?

Desde los 14 años era secretario de pista, también tenía varias hembras y había armado un criadero.

A los 17 años,era director del Kennel Club de Chile, era súper precoz para ese tiempo.

Era presidente del Club de Pekineses, organizábamos exposiciones en hoteles lujosos, que ya no se hacen más aquí en Santiago de Chile. Desde esa edad tuve una actividad muy intensa relacionada con el Kennel Club de Chile.

La primera etapa fue entre los 12 y los 17 años, cuando tuve el criadero llamado “Rapova”, abreviatura de Ramón Podestá Valenzuela.

Ese fue mi primer criadero con el que me inicié.

A los 17 Años conocí a mi gran amigo Husne Tala, que también fue director y tesorero del Kennel.

Como yo tenía muchos perros en mi casa y él tenía mucho espacio acordamos iniciar un criadero en conjunto.

Ahí nace el criadero “Von Haussman” en el año 1968 y durante todos estos años criamos Pastores Alemanes, Galgos Rusos, Whippet, Waimaraner y un montón de razas más.

El hecho de criar me dio un conocimiento general y eso me ayudó en mi desarrollo como juez.

Mi objetivo fue siempre criar con calidad, me dediqué a distintas razas muy diferentes como lo son el Maltés, Pastor Alemán, Afgano, Dobermann o Setter Irlandeses por nombrar algunos y obtuve con todas ellas ganadores de exposiciones, no sé si hay muchos criaderos que hayan logrado esta hazaña.

Siempre me dediqué a la busqueda de la excelencia, estuve siempre en la pelea de los Top.

Nunca me gustó criar para ser el segundo, siempre voy por ser el criador y expositor N° 1 y no me conformo con ganar la raza o el grupo, quiero el mejor del show.

Von Haussman es reconocido en todo el mundo

 

¿Es por la raza Lebrel Afgano?

Primeramente yo creo que me hice muy conocido por los Pastores Alemanes, he tenido satisfacciones enormes con ellos durante toda la década de los 80 hasta casi cerca de los 90, fuimos un criadero muy fuerte de esa raza.

Hay artículos de revistas que hacen referencia a Sudamérica y algunos libros en los que se habla de mis pastores alemanes. Yo creo que mí base de conocimiento de cría y selección, también me sirvió para hacer mi selección con los Afganos, que es una raza que se destaca por su movimiento muy particular.

Siempre he sido muy selectivo en temas de salud, de temperamento y defectos graves.

Debemos ser muy serios y tratar de que no nos gane la ceguera.

Es fundamental reconocer lo bueno y lo malo en todas las líneas de sangre, no hay una línea perfecta.

La gracia del criador es sacar lo mejor de las líneas disponibles.

 

¿Cuáles son los momentos más importantes que te han marcado?

La primera emoción gigantesca que he tenido, y aún me emociono cuando lo recuerdo, es cuando gané el campeonato latinoamericano de Pastor Alemán, con un ejemplar que se llamaba Rashid Von Haussman.

Era un sistema distinto el que se aplicaba en aquel entonces: se seleccionaban los dos mejores ejemplares de cada país y se realizaba una vez al año en distintos países.

A mí me tocó la suerte de representar a Chile, mi perro fue elegido y para representar al país fuimos al Panamericano de Rio de Janeiro, que se realizó en el estadio del Maracaná.

Yo tenía 31 años y era el criador, propietario expositor y handler.

Había gente muy importante y famosísima como el Sr. Pablo Monteforte, Julio Brisola de Brasil que era el presidente de COAPA y tenía compitiendo un perro de su crianza, y yo, siendo muy joven, estaba ganando con mi perro Latinoamericano. Eso me marcó muy fuerte para el resto de mi vida.

El nombre Rashid Von Haussman no lo repetí hasta treinta años después, con un cachorro de Lebrel Afgano que a mí me pareció muy bonito, muy especial, y le puse el mismo nombre.

Este perro por destino de la vida se fue a Inglaterra, ganó la World Dog Show de Dinamarca, ganó mejor perro Afgano y mejor perro Hound en Inglaterra en el año 2010.

Creo que hay cosas que te van marcando y ese es un nombre muy especial para mí.

Yo creo que hay que saber esperar, saber de tener la paciencia y un poco de ojo para poder elegir lo que se quiere y lo que se quiere proyectar.

Juan Pío hace muchos años que forma parte del equipo Haussman, ya debe conocerlo muy bien.

Juan sabe que soy un poco maniático, que soy muy perfeccionista, que nunca estoy conforme, pero ya me conoce y él también es un perfeccionista y se ha superado mucho en la presentación día a día.

No solo eso, ahora también está preparando a su hijo, a quien yo le veo muchísimas cualidades.

Además Juan Pio al estar trabajando todos los días en el criadero y viendo tantos perros, de tanto mirar, comparar y seleccionar, ahora es juez All Rounder.

Ya ha ido a juzgar y obtenido excelentes comentarios; se ha convertido en una persona destacada en el mundo cinófilo.

 

¿Qué sucede cuando mucha gente importante en el mundo expresa su admiración hacia tu trabajo?

Eso me llena de orgullo y satisfacción.

Agradezco que valoren mi trabajo, porque por ejemplo estos ejemplares que estamos presentando ya son 16 o 17 generaciones posteriores a mi base, si uno mira el pedigrí hacia atrás están mis perros iniciales, aquellos con los que empecé. Estoy súper agradecido de la vida y también en la parte de crianza de Afganos, le agradezco a un gran amigo que trabajó conmigo y que me regaló los dos primeros ejemplares de la raza, que fueron mi base de mi crianza, que es Adriano Bosa.

El me regaló una pareja y esos son la base de toda mi crianza.

Esa sangre se perdió en Argentina, pero acá yo creo que la semilla cayó en el lugar preciso para seguir con la línea de sangre y cultivarlo. Ramón,

 

¿qué le sucede cuando ve que el juez está disfrutando su ejemplar en pista?

Me siento bien y la verdad que eso me llena de orgullo, de satisfacción, lo disfruto plenamente porque no es un solo juez, sino que también es la opinión general de todos los jueces. Si tu miras los resultados del ranking 2019 de todas las razas del Kennel Club de Chile, veras que ganamos mejor categoría especial número uno, mejor cachorro número uno, mejor joven número uno y mejor adulto número uno.

Eso muestra que con una sola raza, dominamos toda la cinofilia.

Ahí estamos, siempre en la pelea, siempre tratamos de ganar, pero si alguna vez nos toca ser segundos, vamos a serlo ... pero bueno, la idea es esforzarse y hacer algo de buena calidad, vamos a hacer todo lo posible.

En una época difícil, has sido directivo del Kennel Club de Chile ¿verdad? Si es verdad, fueron épocas duras para el Kennel Club de Chile.

Cuando yo ingresé a su directorio los balances siempre empataban el dinero que entraba con el que salía.

Nuestro Club tenía dos oficinas y alcanzaba para pagar el salario de los empleados, los gastos y organizar exposiciones, pero cuando se realizaba el balance de fin de año, siempre salía al ras y no había ni un solo peso para hacer nada nuevo.

Si tú querías contratar más empleados, o lo que sea, era practicamente imposible.

Yo me hice cargo con un grupo de gente, colaboradores, gente muy esforzada, muy leales y comenzó una etapa en la que ocupé todos los cargos: de director, de parte de crianza, de presidente y vicepresidente, así que le pusimos trabajo.

Armamos un comité de exposiciones que fue la base para generar muy buenos ingresos para el Kennel, trabajamos durísimo unos diez años y al cabo de ese tiempo mejoró todo y puedo decir que he sido el motor que consiguió juntar los fondos para comprar la actual sede del Kennel Club de Chile, que se ha logrado pagar en efectivo.

Esa fue la inversión más grande que ha realizado la institución y estoy orgulloso por lo que logramos para la institución.

Ha sido muy importante, después de tantos años de trabajo, contar con una propiedad que es perdurable y que pertenece a todos los socios y a toda la cinofilia del país.

Me siento orgulloso y agradecido con todo el grupo que me acompañó, porque esta obra no es solo mía, tuve buenos tesoreros, buenos secretarios de pista, todos nos esforzamos y estábamos con la camiseta puesta para que nuestra institución fuera más grande.

 

¿Cómo te gustaría ser recordado en el futuro?

Nunca pensé en cómo ser recordado a futuro, pero espero que la gente cuando vaya a una exposición y vea un Afgano, digan "acá había perros igual a ese, o mejores", que sepan que uno dejó alguna huella en la raza que criamos.

Yo creo que he sido una gran influencia.

Cuando voy a las exposiciones quizás tengo una cara muy seria, casi impenetrable, al llegar estoy tenso, estoy muy concentrado en que los perros estén preparados, que no se les mueva un pelo, que estén en las mejores condiciones, entonces sí me quieren conversar no es el mejor momento.

Pero las personas que quieran aprender o asesorarse pensando en crianza o en selección, yo siempre estoy dispuesto a poder ayudar, a compartir algún consejo y poner mi experiencia al servicio de ellos.

Solo tiene que ser el momento preciso.

 

¿Aún hay desafíos por enfrentar?

Hemos cumplido varias metas, hemos ganado con perros nuestros en exposiciones mundiales, tenemos una hembra que tiene el récord de la raza en el mundo.

La perra más ganadora con 5 campeonatos mundiales y campeonatos en más de 23 países.

Campeona de Inglaterra, Estados Unidos. Ganamos en Westminster el año pasado, ya es la tercera vez.

La hembra de crianza nuestra término como hembra número uno de Estados Unidos.

Todavía avisto un buen futuro para los Haussman en varias partes del mundo.

 

¿Estas juzgando mucho en el exterior?

Actualmente acepto solamente un viaje al mes, porque tengo mi amigo que va a cumplir 90 años, gracias a Dios está súper bien.

Pero tengo que ser agradecido por la amistad que hemos tenido por más de 45 años.

Entonces es tiempo de compartir con él muchas cosas y devolver los buenos momento y la compañía que tuve cuando era más joven.

Entonces aceptó exposiciones una vez al mes y realmente trató de pasarla bien y hacer cosas que me gustan

La dirección de Perros en acción no asume ninguna responsabilidad por el contenido de las notas, publicaciones y servicios que los anunciantes publiquen en nuestros medios.