• Perros en Acción

LA BUENA SALUD COMIENZA EN LA BOCA



Hipoplasia adamantina


Por: Dr. Adalberto Amato



Es frecuente en caninos y felinos en el periodo de desarrollo de la dentición la aparición de lesiones o defectos en la formación del esmalte dental. La hipolpasia de esmalte (Hipoplasia adamantina) es de origen congénito y se presenta en el cachorro al comienzo de la erupción de la dentición permanente. (Aproximadamente a los 5 o 6 meses de edad).


Se presenta clínicamente como un cambio de color con defeco o desgaste de porciones de esmalte sobre la superficie de la corona del diente.

Generalmente se comienza a observar a partir de los 5 o 6 meses, al completar el animal su dentición permanente.


Generalmente ocurre en cachorros que han padecido enfermedades exfoliativas o caquectizantes durante el período fetal o perinatal (Distemper, Parvovirosis o intensas parasitosis), al completar su desarrollo se observa interrupción o insuficiente formación de esmalte en los dientes permanentes, observándose clínicamente como islotes con desgaste y diferente coloración.

Podría haber una predisposición congénita, ya que también se presenta en cachorros que no han padecido ninguna de las mencionadas patologías.


Esta lesión inicialmente solo afecta al esmalte pero puede profundizarse llegando a la dentina.

Es importante hacer el diagnóstico diferencial con otras patologías de diferente origen que modifican la apariencia del diente:

Decoloración por tetraciclinas: cambio de coloración manteniendo la integridad del esmalte.

Fluorosis: debido a un exceso de flúor en el agua de bebida mayor a 1 parte por millón.


Tratamiento:

Es importante impermeabilizar la dentina para evitar la entrada de infecciones a la pulpa dental con la aplicación de pastas alcalinas.

El defecto del esmalte se corrige con resinas fotopolimerizables que completan el área de esmalte faltante.


Por último se pule la superficie dándole al diente un aspecto semejante al esmalte natural, asegurando además la sanidad de la pulpa dental.


Es importante realizar la consulta veterinaria en cuanto el propietario observe un cambio de aspecto en el esmalte del cachorro. Esto permitirá iniciar el tratamiento tempranamente antes de que avance y se afecte en mayor grado la dentina.

Esta patología comienza a muy corta edad, de manera que cuanto antes se trate favorecerá la

conservación de las piezas dentales.